lunes, 27 de octubre de 2014

Un día en Venecia

Pasar un día en la ciudad de Venecia te da por lo menos cinco años más de vida.

Es tanta la belleza que se contempla paseando por sus calles, que hace que los detalles más sombríos de la vida diaria queden al margen, al menos por unos instantes.

Porque según sales de la estación de tren entras a formar parte de un paisaje de cuento de piratas y mares lejanos...

Me dieron ganas nada más pisar suelo firme de tirarme al gran canal para comprobar que era agua de verdad lo que separaban unas calles de otras. Evidentemente no lo hice, mas que nada por el revuelo que se armaría, siendo yo una persona discreta no habría quedado bien salir del agua oliendo a trucha mojada con el pelo encrespado, con la consecuente pérdida de glamour que eso conlleva.
Así que descartado uno de mis primeros impulsos en tierras venecianas me dispuse a observar todo lo que había a mi alrededor.

En primer lugar y aunque ya caía la noche, me sorprendió el gentío que transitaba de un lado a otro, imaginaos la Gran Vía a las 5 de la tarde de un domingo, pues un tumulto parecido de gente paseaban de un lado a otro: chinos mapa en mano, alemanes arrastrando maletas y unos pobres madrileños perdidos en busca del hotel donde alojarse por dos noches.

Como no sabíamos a donde ir, decidí mirar el extraño barco que allí llaman Vaporeto, algo parecido a los autobuses de la EMT, con unas paradas ya establecidas que recorren Venecia. Ganas de me dieron de subir con maleta y todo...pero no procedía, lo primero era lo primero, debíamos buscar el hotel que según los amigos de Bookin quedaba a 5 minutos de la estación. Pero no sabíamos si eran cinco minutos andando, en vaporeto, en avión o en colibrí. Lógicamente eran cinco minutos en colibrí pero como por allí no volaba ninguno en ese momento optamos por la primera opción...caminar.

Tras preguntar al amigo Francesco de la pizzeria di Venecia encontramos el humilde hotel, que podría ser perfectamente la casa de una banda de la mafia napolitana. Aunque bien es verdad que nuestra habitación no estaba del todo mal. Había camas y baños utilizables, puertas ocultas y un cuadro de un unicornio azul celeste. Nada malo podría acontecer en la habitación con dicho cuadro en la pared.

Y tras tirar la maleta en el suelo sin remordimiento alguno salimos a perdernos por las calles de piedra, sin miedo al frío, ni a los chinos con mapa en mano y dispuestos a cenar algo poco usual y nada típico de Italia. Una gran pizza veneciana. Que descartamos, porque si algo tienen mis amigos es que apenas comen...así que nos dimos a la bebida típica de cualquier país, la cerveza, pero veneciana que tiene más glamour y es como otra cualquiera. 
Fueron pasando las horas y el cansancio iba apoderando de nosotros,,,no le importaba el lugar ni na, así que tuvimos que volver al hotel a descansar.

A la mañana siguiente lo primero que me tope tras salir del hotel fue una hermosa gaviota tamaño gato montés, que me miro con ojos de hambre y no tuve más remedio que intentar entablar algo de conversación con ella, sin éxito alguno por su parte...por la mía si, puse todo mi empeño, pero nada, así que decidí únicamente contemplarla y hacerla una foto.

A continuación y con gaviota en mano, cruzamos el puente para llegar al otro lado(evidentemente los puentes se cruzan para llegar al otro lado) para desayunar un suculento capuccino y un bionche, que es un croasan o curasan de chocolate. Solo uno porque mis amigos como ya sabéis no comen casi. Se alimentan prácticamente del aire. Y llegamos, con la tripa llena, a la piazza de San Marcos....

Continuará...




No hay comentarios:

Publicar un comentario