viernes, 23 de enero de 2015

Acelerada llegada

Bajo las escaleras corriendo y como voy con el móvil en una mano y con la otra intento seleccionar una canción en el mp3, me tropiezo sin llegar a caer, así que doy gracias al cielo por evitar tal accidente y continuo hasta la parada del autobús.
Comienza a llover y no me salva nadie de llegar al bús como George Clooney  en “La tormenta perfecta”. 

Intento cerrar el paraguas pero no lo consigo y sale despedido cayendo al suelo, de donde lo recojo encharcado con la suciedad típica de las calles de Madrid. Lo sacudo como si nada hubiese pasado y con la poca dignidad que me queda, dadas mis pintas, subo al autobús quitándome la bufanda, tirando el paraguas al suelo y sacando un libro para calmarme de tanto desastre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario